Quien quiera participar activamente y subir textos o abrir foros de debate, no tiene más que escribir un comentario en el foro con su correo electrónico y se le darán privilegios para postear.
Salud y fuerza

jueves, 29 de septiembre de 2011

La Orilla opuesta





Aquel pequeño pueblo levantado junto a un río, durante los momentos de descanso disfrutaba de sus aguas o simplemente del paisaje que ofrecían las montañas rocosas de la orilla opuesta, con cuevas que las recorrían como laberintos. Nadie se aventuraba a entrar en ellas por temor; una vieja leyenda contaba que un ser de aspecto humanoide pero aterrador, habitaba en ellas alimentándose de quien osara aventurarse en sus dominios.
Una tarde de intenso calor los niños que jugaban y nadaban en el lugar, demoraron mas de lo permitido, llegaron a sus casas corriendo, jadeantes, seguidos de cerca por la madre de uno de ellos que, preocupada por la demora había ido en su búsqueda, estaba desorbitada, aterrada, los reprendía. Al llegar pidió a sus vecinos una reunión urgente, les contó haber visto emergiendo y sumergiéndose en el río, al engendro que vivía en las montañas, lo describía como un ser gigante, deforme, con cuatro brazos, que
ponía en grave peligro a sus hijos. Los pequeños solo pudieron asentir y
confesar que siempre, en ausencia de sus padres, encontraban a ese amigo con quien jugaban, se divertían, le habían tomado gran cariño, y los protegía cuando alguno de ellos se adentraba en una zona donde las aguas formaban un remolino que los succionaba hacia el fondo. Sus quejas, lamentos y llantos fueron ignorados por los asustados adultos cuando con armas de fuego fueron en busca del monstruo, no lo hallaron, pero ante un pavor instintivo, dispararon todo el arsenal contra las montañas.
Nunca más los chiquillos pudieron retozar en el río con su estrafalario amigo,
pero se observaban mutuamente a través de una grieta, veían sus deformes
ojos con aspecto triste, solo ellos sabían que la pequeña cascada de agua que
había comenzado a brotar, estaba formada por lágrimas.

5 comentarios:

  1. Gran Relato amiga Mabel. Tan sólo un par de puntualizaciones:
    La primera es que yo he provocado el juego, pero es mío, es de todos aquéllos que quieran participar.
    Aunque yo diga que tiene forma de mapa de América del Sur, no quiere decir nada. Sencillamente son las tonterías que se le ocurren a uno cuando no tiene cosas mejores que hacer.

    Dicho ésto unámonos a la alumna más aplicada y colguemos nuestros textos. Yo prometo colgar uno hoy. De nuevo, felicitaciones por tu persistencia y Paciencia querida Mabel.

    ResponderEliminar
  2. Una corrección mía. En esta frase:
    La primera es que yo he provocado el juego, pero es mío, es de todos aquéllos que quieran participar. Falta el NO entre PERO y ES.

    Con respecto al primer texto de Mabel, le falta el título. Por lo tanto, busca uno y pónselo, Mabel. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Bien, ya está. Bautizado el texto de la Sra. Mabel. Ahora a quien corresponda, por favor déjenles a Espuma y a Mabel escribir en este blog, ¿verdad que ya no va a haber ningún impedimento para que puedan escribir? ¿a que sí? Eso es, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones Mabel. Me encantó tu relato y me encanta todavía más que estés tan activa, a diferencia de esta que escribe hoy, que anda de vaga por los rincones de su país, jejeje.

    ResponderEliminar
  5. Un gusto leerlo, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar