Quien quiera participar activamente y subir textos o abrir foros de debate, no tiene más que escribir un comentario en el foro con su correo electrónico y se le darán privilegios para postear.
Salud y fuerza

lunes, 14 de septiembre de 2009

El ángel caído.

Bueno pues soy Kel y me estreno con este pequeño relato. A ver que os parece.
Un saludo a todos.

El ángel caído.

Y bajó desde los oscuros cielos hasta posarse ante mi… mil ángel caído…
Y me miró fijamente a los ojos, tendiéndome la mano.
Yo confundida sentí ante su mirada un estado de plena calma y le entregué mi mano dejándome llevar por ese oscuro ser.

Mágicamente ascendimos hasta los cielos y pude observar esos maravillosos paisajes paradisíacos, llenos de deliciosos manjares, de mágicas y legendarias criaturas.
Sentí la paz, me sentí llena, sentí una felicidad plena y eterna la cual antes nunca jamás había sentido en vida.
Entonces el ser volvió a tenderme su mano mirándome fijamente a los ojos y entendí, que él había estado allí… mientras volvía a entregarle mi mano sin importar lo lejos que me llevase.

Y descendimos hasta los infiernos.
Pude sentir un calor inmenso derritiendo mi piel, sentí todo el sufrimiento inflingido allí, el dolor, la agonía, pude oír los interminables llantos, la locura de aquellos seres que eran torturados eternamente.
Y él volvió a mirarme nuevamente a los ojos y entendí que el había estado allí, no solo como torturador sino también como torturado, pues pude observar unas inmensas cicatrices asomándose por su espalda.
Nuevamente me tendió su mano y yo accedí.

Y me llevo ante un precipicio mientras me miraba a los ojos con esas negras pupilas de las cuales bateaban agitadamente unas pequeñas venas rojizas al compás de mi corazón.
Pues entendí que frente a mi había un inmenso abismo, donde el cielo y el infierno guardaban la peor parte de cada uno de ellos. Pero sin importarme a donde me dirigía o lo que me esperaba allí, volví a entregarle mi mano y el ser me miró una última vez con esos inmensos ojos negros, sin apenas una expresión en su rostro a través de su mano me sentí llena por una vez en toda mi existencia y le entregué mi alma al igual que mi vida.

Autora: Kel Báthory.

11 comentarios:

  1. ¡Hola y bienvenida, Kel!

    Me encanta tu estilo. Estuve en tu blog y si no te importa, te enlazo aquí ¿si?
    Además, eres valenciana también, jejejee

    ¡Eixa terreta!

    ResponderEliminar
  2. Hola Kel, bienvenida!
    Me resultó un texto distinto a lo que estoy acostumbrada a leer en los últimos tiempos, es interesante y da para varias interpretaciones. Será un gusto añadir tu estilo a nuestras lecturas, es original y está llena de un simbolismo que puedo disfrutar (a veces los textos abstractos me superan, pero no me sucedió con este)
    Un gusto lerte.

    ResponderEliminar
  3. leerte, digo... :-S
    y también digo "está lleno"... hoy me comí un burro!

    ResponderEliminar
  4. Un texto visionario, si señor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por esta agradable acogida y me alegro mucho que os haya gustado.

    Y por supuesto que me puedes enlazar
    Enfero Carulo ^^ yo ya lo había echo con tu blog jeje

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Sí, señora captaste la idea que te transmití, punto por punto...

    ResponderEliminar
  7. Tal vez nos conozcamos o tal vez no... ¿?

    ResponderEliminar
  8. Me fío más de Kel, Jimulitis. Al final la palabra de un mago puede ser un truco más :-P

    jiojiojio

    ResponderEliminar
  9. Los magos no engañan... Es quien los ve que desea ser engañado...

    ResponderEliminar