Quien quiera participar activamente y subir textos o abrir foros de debate, no tiene más que escribir un comentario en el foro con su correo electrónico y se le darán privilegios para postear.
Salud y fuerza

viernes, 1 de julio de 2011

Repasos y elucidaciones


Y regresó Jesús a la tierra, no para juzgar a los vivos y a los muertos, aún no, sino para aclarar muchos malentendidos, pues razonó que los hombres, algo tolondros, como casi siempre, no comprendieron sus parábolas.

Y sentándose en el suelo, dijo el Maestro.

—Cuando os expuse que era más fácil que un camello entrara por el ojo de la aguja que un rico en el Reino de los Cielos, me refería, por el ojo, a la pequeña puerta que está embutida en los portones de las murallas, esa portilla era llamada “ojo de aguja”, ¿no lo habéis estudiado en los libros antiguos? y, aunque arduo era introducir por ella a un camello, no irrealizable, como imposible sería tratar de meter a este animal por el orificio de una aguja. Los ricos, hijos míos, lo tienen peliagudo pero no tanto. Entenderéis que hay más acaudalados misericordiosos, que bien pueden entrar en el Paraíso, que camellos que sean capaces de penetrar por un orificio imperceptible, ¿o acaso no os ha dado Dios inteligencia suficiente para entender tan simple concepto?

Un murmullo de satisfacción y tranquilidad afloró de la multitud, poniéndose enseguida a departir unos con otros con gran regocijo.

Y Jesús, dando un suspiro de resignación, se levantó diciendo.

—Como estamos en el apartado de ojos, mañana aclararemos lo de la viga y la paja.

2 comentarios:

  1. Me pareec a mi que la vida no me alcanza para aclarar tanto malentendido.

    ResponderEliminar