Quien quiera participar activamente y subir textos o abrir foros de debate, no tiene más que escribir un comentario en el foro con su correo electrónico y se le darán privilegios para postear.
Salud y fuerza

miércoles, 16 de noviembre de 2011


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma. Uno aprende que el amor no significa sexo, y una compañía no significa seguridad. Y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende. Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible. Con el tiempo te das cuenta que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante. Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, ante una silla vacía, ya no tiene ningún sentido.

JORGE LUIS BORGES

Nota de Espuma: después de pensar y pensar qué escribir para y por Jimul, creo que esto de Borges, aunque ya estaba por ahí, es lo mejor, lo más idóneo, cada palabra, cada frase tiene tantísima importancia, tanto amor y sensibilidad, tantísima sabiduría. Si supiésemos vivir la vida, haríamos y pensaríamos todo esto que dice el maestro Borges, pero no sabemos o no podemos, quizá es que la vida nos lleva por derroteros tan dispares y difíciles, que a veces ya vivir es una odisea.

Con todo mi aprecio por un hombre que supo vivir lo mejor posible la vida, dando tanto cariño y aprecio, siendo tan amable y considerado con tanta gente, incluso sin conocerles, Jimul, con este nombre porque así le llamábamos por este mundo virtual en el que cada cual se pone el nombre que desea, este se lo puso él y para muchos siempre será Jimul.
Espuma

10 comentarios:

  1. Bueno, repetí demasiado junto la palabra "aprecio" me di cuenta ahora al releer, pero no puedo quitarla porque ¡ME SALIÓ UNA IMAGEN! y eso no pasaba desde no sé cuándo, no podía poner imagenes, así que, por si acaso, no me atrevo a rectíficar que se me evapora la imagen. :(

    Con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  2. Espuma me encantó ¿Me lo prestas para mi blog?

    ResponderEliminar
  3. Pitufina de mi alma, ¿cómo me dices eso?, yo no le pedí permiso al gran Borges, lo cogí y ya está, pero creo que él lo escribió para eso, para que todos lo cojamos y lo acojamos y si es posible lo practiquemos. :)

    Mi niña, pon en tu blog este escrito porque en verdad es de lo más hermoso que hemos leído ¿no?

    un beso fuerte, fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Cuánta razón tiene este sabio, espumilla. A veces el lapso entre un día y otro, entre un minuto y otro, es lo que determina la posibilidad o no de quedarte en paz o que te quede algo inacabado.
    Me da la sensación que a todos nos ha pasado esto con Jimulete, que pareciera que iba a estar ahí por toda la eternidad y ¡zass!, en un golpe mágico se zambulle.
    Ahora no hay que olvidar que esto mismo nos puede ocurrir a cualquiera de nosotros, así que es el momento más importante para abrazarnos, ahora que somos conscientes :-)

    ResponderEliminar
  5. Enfero, sí, para abrazarnos, para mimarnos, para decirnos cosas buenas, palabras que acaricien el alma, para decir a los que amamos cuánto les queremos, para sentir la brisa en nuestro cara, para oler el mar, para contemplar las maravillas de la naturaleza, para reír, para soñar, para mirarnos, para entender que el amor y el afecto es el alimento de nuestras almas.

    Bueno, la cosa es hacerlo y sentirlo, yo lo intento, fíjense que estaba enfadada con mi marido y le dí besos y abrazos, y eso que estaba cabreadaaaaaaaaa, ¿eh? :-( jejjeje :) en fin, a ver...
    Por lo pronto os envío a todas y todos, mis abrazos y besos.
    Muchos, muchos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Espuma, esas palabras nos revitalizan en estos momentos en que todos los "andurrialeros" andamos con el corazón encogido.
    Ojalá pronto podamos recordar a nuestro amigo sin dolor, es difícil pero creo que lo lograremos porque este sitio es nuestro refugio y seguirá siéndolo mientras tengamos el aliento de sostenerlo.

    ResponderEliminar
  7. He cambiado mi imagen... antes de que me tapen los ojos, jejeje.

    ResponderEliminar
  8. Espumilla, realmente esas palabras de Borges
    son geniales. Me cuesta entrar al Andurrial,
    tengo mucho dolor, quiero encontrarlo a nuestro Jimul, no puedo aceptar que ya no está, tampoco quiero ver mi correo, me faltan sus mails.
    Me va a costar recuperarme pero seguiré aquí no os librareis facilmente de mi.
    Muchos besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Gladys, pudiste cambiar tu imágen y yo nunca
    logré poner una, no me llevo nada bien con
    esta máquina. Te quedó muy bien, me gusta mucho.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Para cambiarla tienes que hacerlo desde tu perfil, no es complicado Mabel.

    ResponderEliminar